Cruzando el bosque.

Novela gráfica, con guión y dibujo de Emily Carroll.

El cuento de la criada.

Novela de ciencia ficción que presenta una distopía en la que la mujer ha perdido todo signo de libertad e independencia.

Locke and Key

Reseña de "Locke and Key", novela gráfica de terror escrita por Joe Hill e ilustrada por Gabriel Rodríguez.

Críticas de series.

Repaso a las series vistas en los últimos meses: Narcos y The Fall.

Doctor Who

Impresiones sobre la serie de ciencia ficción, desde su etapa clásica.

20/4/17

Cómo pilotar una nave espacial




Cómo pilotar una nave espacial 
Bandinnelli 
Amarante
176 páginas  | 2015



Accesibilidad
Libro disponible en el gestor de la ONCE.




Jan desea convertirse en piloto de naves espaciales, pero carece de las habilidades y conocimientos necesarios para hacerlos, pues por el momento ha suspendido el examen en veintitrés ocasiones, motivo por el que le apodan Jan "Solo".  Si de algo no carece el protagonista es de determinación. Quiere ser piloto de naves espaciales y que haya suspendido, hasta el momento, una cantidad importante de ocasiones no va a detenerle.  Decide buscar la ayuda de una profesional, Emily "Abuela" Fastson, la mejor piloto de carreras. El plan, sencillo en un principio, termina complicándose cuando la pareja se encuentra (en medio de la nada) con Saltos. Todo se complica cuando aparece un grupo de pelirrojos. 



Una historia entretenida, con buen ritmo, y unos personajes interesantes que van apareciendo dando a la trama central más dinamismo. Y es que en esta historia no seguiremos solamente los pasos de Jan, sino la de más personajes relevantes de Colonia A y Colonia B. Por ejemplo, los cónsules, Don Amanecer de Menta y Ser Gordo, con quienes Bandinelli muestra un humor inteligente y nos hace reflexionar sobre distintos temas políticos que por desgracia están a la orden del día. Es este uno de los puntos más llamativos de la novela, pues el autor utiliza estas situaciones para escribir sobre ciudadanía, democracia, ciencias, el maravilloso  mundo de las patentes... y lo hace de una manera divertidísima.

Claro que también domina el humor más "básico"... vamos a dejarlo en un humor más escatológico, que seguro será más del agrado del escritor. ¿Quién no ha vivido en alguna ocasión algo semejante a la situación que vive Saltos en su entrada en la trama? Un momento glorioso.

Todo ser humano, o ser a secas, ha vivido ese momento de frustración en que espera que algo que no tiene una solución fácil o rápida, se resuelva por la propia inercia de las cosas. Pero las leyes de la realidad implican la necesidad de la existencia de la causalidad. Esto es, la relación causa-efecto en la que el segundo suceso se deduce como una consecuencia del primero.


Desde hacía mucho tiempo quería leer la novela, pues seguía a Bandinnelli a través de su página y cuando anunció la publicación entro a formar parte de La Pila. Sin embargo no fue hasta hace unas semanas cuando por fin pude disfrutar de su lectura. Cómo lamento no haberlo leído antes, porque me divertí muchísimo mientras lo hacía. 

Espero que esta no sea la última aventura de Colonia A (o Colonia B) y que podamos seguir disfrutando de los personajes creados por Bandinnelli. Una novela corta que recomiendo mucho a toda persona que quiera disfrutar de una lectura  entretenida, donde humor y ciencia ficción (con guiños a obras  clásicas del género) funcionan a la perfección.  El escritor estará por el Celsius este año, por el momento no como invitado, así que siempre podéis haceros con un ejemplar y perseguirle por Avilés para ver si conseguís exclusiva de Siulfo o Saltos... 

18/4/17

La chica zombie


cubierta-novela-la-chica-zombie


La chica zombie 
Laura Fernández
Seix Barral 
319 páginas  | 2013

puntuación-tres-de-cinco




Recuerdo el pánico que sentí hace más de diez años cuando, realizando prácticas de la carrera, me adentré en un instituto para dar charlas sobre salud sexual. Hasta ahí todo era normal y tranquilo, pero ahí estaba yo, en mitad del pasillo, después de preguntar en consejería cuál era el aula donde tenía que ir. Y sonó el timbre. Y el pasillo fue invadido por lo que a mí me pareció demasiada gente. En ese momento fue cuando me dije "aquí estás otra vez, ¿cómo has terminado aquí? Esto es horrible."

Conseguí superarlo. Dos años después impartía clases a un ciclo formativo sin ningún tipo de miedo. Pero ese reencuentro nunca lo olvidaré. Aún así debo agradecer que por nuestras tierras no gocemos de un verdadero instituto del terror, con equipo de baloncesto, béisbol, fútbol americano... y con su típico capitán, las animadoras, y sobretodo, los bailes. Gracias. 



En este ambiente es en el que se mueve Erin Fancher, de dieciséis años de edad. Quien ve como su mejor amiga, Shirley, la mete en un verdadero lío, cuando Erin ya tenía suficiente con el cero y medio que sacó en un examen sorpresa de Lengua. A esta edad esas dos cuestiones por las que tiene que atravesar son un verdadero calvario. Erin, sin poder descansar la noche anterior al día D, se levanta decidida a afrontar el problema como mejor sabe (dejándose arrastrar por su amiga y hacer lo que ella quería cuanto antes, así terminará todo rápido y a otra cosa), pero entonces descubre que tienen unas heridas bastante asquerosas y su color de piel tiene un aspecto azulado poco agradable. 




Narrada en tercera persona, la novela cuenta con una buena cantidad de diálogos. Esto hace que la lectura sea rápida, pero además el vocabulario que utiliza la autora a mí me ha enamorado. Sí, hay tacos. Muchos. Lo normal en esa edad, aunque confieso que sigo utilizando (y ¿abusando? de alguna de estas palabras.

Me declaro fan de varios recursos que utiliza la escritora para narrar la historia. Las onomatopeyas (GLUM, ÑAMÑAM) son grandiosas, y alguna de las comparaciones me dejó fascinada, nunca había pensado en un zombie y el sonido que emite como si fuera un cortacésped desempleado. Y esos pensamientos...


La nueva Erin Fancher estaba llorando, pero sus lágrimas no resbalaban mejillas abajo con la habitual facilidad, sino que sorteaban obstáculos.
Bultos.
Pellejos.
— Flipas.
Erin suspiró, sin quitarse ojo de encima.
- Vete a la mierda, Shirl  —dijo, y colgó.
Cerró los ojos, los abrió.
El monstruo seguía ahí.
Y aquel olor
a mierda
nauseabundo, también.
— Jo-der se dijo. 

Erin no estará sola en esta historia. Shirl será esa amiga que muchos hemos tenido durante nuestras adolescencia, esa amiga a muerte que un día despiertas para descubrir que no es amiga ni es nada; Servant, Leroy Kirby, Reeve De Marco, con sus preocupaciones de chicos... Y por supuesto, en la novela también hay espacio para retratar a padres, madres, profesoras, profesores, y el director del instituto, todo un personaje.

En un tono desenfadado, la autora refleja temas de gran importancia, algunos típicos de la etapa adolescente por los que todos tenemos que pasar; otros más complejos y preocupantes, pues aunque pasen los años y cada vez tengamos más avances, hay respuestas sociales que continúan estancadas en otro siglo.







Invitada 
Celsius 232 - 2017
Laura-FernándezLaura Fernández, (Terrasa, 1981) es periodista, escritora y crítica literaria y musical. Es autora de novelas como Wendolin Kramer, Bienvenidos a Welcome y El Show de Grossman
Próximamente se publicará su nueva novela, Connerlad, protagonizada por Voss Van Conner, un escritor de ciencia ficción que se electrocuta con un secador de pelo y a partir de ese momento comienza a vivir situaciones un tanto... confusas. 

11/4/17

La carrera, de Nina Allan





La carrera  (The Race)
Nina Allan (Traducción de Carmen Torres y Laura Naranjo
Ediciones Nevsky |  Fábulas de Albión
423 páginas  | 2017








La carrera es una novela  con una estructura y narración peculiar. He necesitado muchos días para escribir esta entrada, pues no tenía muy claro que contaros sobre ella, pues creo que es una novela para descubrir leyendo, y adentrarse en ella con una pequeña dosis de información.

Nina Allan nos presenta a través de cuatro personajes un futuro en el que el cambio climático ha afectado a nuestra vida, pero donde los problemas sociales que ahora nos golpean continúan sin cambiar.




Dividida en cinco parte, en cada una  narra la historia de un personaje. En el primero de ellos se presenta a Jenna, quien vive en Sapphire, quien en palabras de Jenna se ha convertido en un vertedero de inmigrantes ilegales tras el fracking. Esta realidad medioambiental estará presente en la historia, pero no tendrá mayor protagonismo, como si lo tienen las carreras de perros biónicos.  A pesar de estar narrado en primera persona, el peso de la trama se centrará en el hermano de Jenna, Del,  quien sufre tras la desaparición de su hija Lumey. Ella será la encargada de narrar el drama familiar, mientras intenta continuar con su vida familiar y su negocio. 



La segunda historia nos rompe los esquemas. Es una de mis favoritas por su inicio, el desconcierto que crea en el lector cuando vemos cómo ambas protagonistas están conectadas, y por la historia. Una historia de vida que me dejó destrozada. Hay escenas muy duras narradas de una manera tan vivida que dan ganas de lanzar el libro lejos... sorprende que sin embargo, la autora dote a la protagonista de una voz tan calmada y pausada para narrar estos hechos. Christy nos descubre un mundo de pesadilla bajo su propia casa en Hastings. 


La historia de Alex terminó de descolocarme. Porque aunque no suelo hacerlo, sí había leído la sinopsis de La carrera cuando respondí al llamamiento de la editorial en busca de lectoras y blogueras, y sabía que había tres protagonistas femeninas. ¿Quién es Alex? Su historia es la más breve en extensión, y aunque su temática me interesó (temas raciales. bulling), no siento que su historia sea relevante aquí. Aclara algunas cuestiones pendientes de la historia interior, pero no era un cierre necesario en mi opinión.


Y llegamos a la última protagonista, Maree, quien inicia un largo viaje en barco para trabajar en lo que durante tanto tiempo se ha estado preparando en La Granja. Para ello tendrá que enfrentarse a las temibles ballenas del Atlántico. La trama con mayor carga de ciencia ficción, pero que terminó dejándome una sensación de desencanto. Esto sumado a la última historia, de nuevo narrada desde el punto de vista de Christy



En la novela destaca el trato que la autora da a temas familiares y sociales. Me interesó cómo refleja la violencia y sus múltiples vertientes, así como la imagen de las tres protagonistas. La voz narrativa en primera persona de las tres protagonistas, y la tercera persona de Alex, consiguiendo reflejar en todo momento los sentimientos de los personajes, incluso cuando está narrando una situación terrible y su narrador te lo cuenta con frialdad, como si fuera un simple proceso por el que tuvo que pasar. 

Una novela con una trama y desarrollo inesperados. Una experiencia muy interesante, de la que he podido disfrutar gracias a Nevsky antes de que la novela se publicara (10 de abril 2017).  



Gracias a Ediciones Nevsky por el ejemplar.