20/3/12

Como agua para chocolate



‎"Todos nacemos con una caja de cerillas en nuestro interior, que no podemos encender nosotros solos. Necesitamos, como en este experimento, de oxigeno, y de la ayuda de una vela. Solo que, en nuestro caso, el oxigeno debe provenir del aliento de la persona amada,... la luz de la vela puede ser cualquier cosa, una melodia, una palabra, una caricia, un sonido!, algo que dispare el detonador y encienda una de las cerrillas. Cada persona tiene entonces que descubrir cuales son sus detonadores para poder vivir, ya que la combustión que se realiza al encender uno de ellos, eso es lo que nutre de energía al alma. Si no hay detonador para los fosforos, entonces la caja de cerillas se humedece, y ya nunca podremos encender uno de ellos. "

0 comentarios:

Publicar un comentario