30/3/12

En Llamas #1

― Esto, por supuesto, tú no lo sabes. No tienes acceso a información sobre el humor en otros distritos. En varios de ellos, sin embargo, la gente vio tu pequeño truco con las bayas como un acto de desafío, no un acto de amor. Y si una chica del Distrito Doce, de entre todos los sitios, puede desafiar al Capitolio y salir impune, ¿qué va a impedirles a ellos hacer lo mismo? ― Dice. ― ¿Qué hay que prever, digamos, un levantamiento?
(...)

― ¿Tienes idea de lo que eso significaría? ¿Cuánta gente moriría? ¿A qué condiciones tendrían que enfrentarse los que sobrevivieran? Cuales quiera que sean los problemas que alguien tenga con el Capitolio, créeme cuando lo digo, si este liberara su agarre sobre los distritos siquiera por un corto período, todo el sistema se colapsaría.

Me desconcierta su franqueza e incluso la sinceridad de su discurso. Como si su preocupación primaria fuera el bienestar de los ciudadanos de Panem, cuando no hay nada más lejos de la realidad. No sé cómo me atrevo a decir las siguientes palabras, pero lo hago.
― Debe de ser muy frágil, si un puñado de bayas puede tirarlo abajo.

Trilogía Los Juegos del Hambre
Suzanne Collins

0 comentarios:

Publicar un comentario