5/10/12

Del amor y otros demonios #1


El marqués, agradecido con su suerte, se propuso enmendar el pasado y conquistar el corazón de la hija con la receta de felicidad aconsejada por Abrenuncio. 
Le consagró todo su tiempo. Trató de aprender a peinarla y a tejerle la trenza. Trató de enseñarla a ser blanca de ley, de restaurar para ella sus sueños fallidos de noble criollo, de quitarle el gusto del escabeche de iguana y el guiso de armadillo. 
Lo intentó casi todo, menos preguntarse si aquel era el modo de hacerla feliz.

Gabriel García Márquez 


2 comentarios:

  1. Gran texto, intentar hacer feliz a alguien sin saber que lo hace feliz es algo inutil que solo puede provocar lo contrario de lo que pretendemos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le pasa a demasiada gente (pienso) ... creer que nos hace feliz lo que a ellos les hace feliz. Me frustra cuando tengo a alguien al lado al que (según dice) hago feliz porque me vuelco totalmente y esa persona no sabe ni un poquito como lograr lo mismo.

      Eliminar