31/12/13

El Vatídico III: La búsqueda del asesino


La búsqueda del asesino  (Assassin's Quest)
Robin Hobb (Traducción de Manuel de los Reyes)
La factoría de ideas
840 páginas | 2011

Llena de magia y maldad, de heroísmo y deshonor, de pasión y aventura, la trilogía del Vatídico es una epopeya compuesta con una voz irresistible. La prosa refrescante y original de Robin Hobb marca el comienzo de una nueva época en la literatura fantástica.


Entregado a los seis años de edad por su abuelo, cansado de procurarle cuidados, a la familia Real de los Vatídico, asegurando que era el hijo bastardo del Rey a la Espera Hidalgo Vatídico, Traspié llegó a Torre del Alce para comenzar una vida llena de miserias. 

Ya que el destino es una ola gigante dispuesta a arrastarme y estrellarme contra una pared, da igual lo que yo decida, prefiero dejarme llevar. Que haga conmigo lo que le plazca.

Allí fue donde le dieron nombre, pues si alguna vez tuvo uno, él no lo recordaba. Era un bastardo, un traspié de Hidalgo, un padre al que nunca conoció, pero quién provocó con sus hechos que su vida estuviera marcada desde su nacimiento. Fue reconocido como bastardo. Entregado a Burrich, encargado de las perreras, para que le criara como él considerara oportuno. Pero muy pronto fue requerido para otros asuntos. 

El Rey Artimañas le necesitaba para que fuera su asesino. Pero también fue necesario para muchos otros: Veraz, Paciencia, Chade... Se sentía protegidos por cada uno de ellos, y al mismo tiempo creció sabiendo que lo único que les unían eran las necesidades que tenían y el uso que hacían de él para conseguirlas. Fue aprendiz de asesino, pero también de muchas otras cosas. Nunca destacó en casi ninguna de ellas. Ese era su triste destino, aunque en cierto modo hacer frente a todos los requerimientos de sus amigos hacía que no pudiera centrarse en exclusiva a una de sus tareas como para destacar en ella. Se destacó por su gran lealtad. Su momento de felicidad le llegó de la mano de su amiga de la infancia: Molly, de quien se enamoró perdidamente para siempre. Durante el segundo libro fuimos testigos de bastantes capítulos dedicados a la pareja, destinada a fracasar debido a los oficios que él tenía que ocultarle a ella. Debido sobretodo a la lealtad que profesaba a su Rey.

- Oh, Traspié, Traspié, muchacho -dijo con la voz cargada de alivio-. Pensaba que te habíamos perdido. Pensaba que te habíamos hecho algo peor que dejarte morir. Sus viejos brazos eran fuertes, tensos, a mi alrededor. Fui considerado con el anciano. No le dije que era precisamente lo que habían hecho.


Dividida en dos partes, en "La búsqueda del asesino" la historia se centra en los hechos que él vive y poco sabemos de los corsarios de las Velas Rojas. Durante esta primera parte, son sus sueños los que nos mostraran que está sucediendo con las villas y aldeas que son atacadas por éstos.  Gran parte de los capítulos están dedicados al difícil momento que Traspié atraviesa y cómo va poco a poco recuperando su vida. Asesino Real, anterior libro, es sin duda el mejor libro de la trilogía. Dónde conocemos finalmente al joven bastardo y dónde se nos muestra como es y será su vida. En su búsqueda intentará cambiar su sino, anhelando el amor de Molly y una vida tranquila a su lado.

Según avanza la trama, y sobretodo en la segunda parte "La senda del asesino", con la incorporación de más personajes a la historia, esta se vuelve mucho más interesante y con ritmo.

Toma los recuerdos de mi madre, y los sentimientos que los acompañan. No los quiero para nada. Toma el nudo que se forma en mi garganta cuando pienso en Molly, llévate los días de vivos colores, tan nítidos, que recuerdo a su lado. Toma su brillo y déjame tan sólo con las sombras de lo que vi y sentí. Toma mis días y mis noches encerrado en las mazmorras de Regio. Me basta con saber lo que me hizo. Quédate con ellos y haz que deje de sentir mi cara contra ese suelo de piedra, de oír cómo se rompe mi nariz, de oler y saborear mi propia sangre. Llévate el dolor que me causa el no haber conocido nunca a mi padre, toma las horas que pase contemplando su retrato cuando el gran salón estaba vacío y nadie podía verme. Toma...


Hobb da mucha importancia a la figura femenina, así nos encontraremos con Estornino, una juglaresa que busca su canción y se enfrentará a todos los peligros necesarios para ello; Hervidera, una misteriosa anciana que quiere llegar al Reino de las Montañas; y sabremos de la vida de Lady Paciencia, quién decidió quedarse en Torre del Alce luchando contra los corsarios cuando muchos huyeron; la Reina Kentricken; y la joven Molly que protagonizará una escena brillante, y es que es ella la que parece más indefensa, pero ha sido durante toda su vida una luchadora, trabajando y haciendose cargo de lo que sucedía en su vida. Por eso no entiendo el desenlace que dan a este personaje, como si necesitara ayuda de alguien más... como... en fin, incomprensible. Creo que a la autora se le fue de las manos un poco la historia, y cuando ya no quedaban más páginas, resolvió la vida de varios personajes como más rápido pudo.

Su atuendo raído y sucio, el cabello embastecido y las manos agrietadas y la sencilla tarea hogareña que estaba realizando para su marido deberían hacer que pareciera una mujer cualquiera. Pero al mirarla vi a la que quizá fuera la reina más fuerte que hubiera conocido jamás Torre del Alce.



Destaco su manera de escribir. Llena de detalles. Sientes como si estuvieras sumergida en una partida de rol y fueras siendo parte de esa búsqueda. Preocupando por qué comida encontrarás en el camino, cómo sobrevivir a la fría noche, etc. Está un peldaño por debajo que Las Leyes del Mar, pero no deja de ser una trilogía a tener en cuenta. Además... nunca antes había visto a un grupo formado en su mayoría por personajes femeninos.  Nuevamente es de mención obligada Manuel de los Reyes. Su trabajo es impecable y son muchas las frases, e incluso párrafos que he ido señalando por ser, simplemente, perfectos.


Valoración trilogía:

1. Aprendiz de asesino   4,5/5 
2. Asesino Real   4,5/5

0 comentarios:

Publicar un comentario