9/6/16

La Dinastía del Diente de León I: La gracia de los reyes.


La gracia de los reyes (The Grace of Kings)
Ken Liu (Traducción de Francisco Muñoz de Bustillo
La Dinastía del Diente de León #1 (The Dandelion Dynasty #1)
Alianza Editorial |  Runas
647 páginas  | 2016


La historia comienza en el ocaso de un imperio. Después de una larga y sangrienta campaña, el emperador ha conquistado el archipiélago de Dara y está intentando consolidar lo que antes habían sido poderosos reinos en un estado centralizado. Pero el precio de mantener unido el imperio es la opresión, la pobreza, la corrupción y trabajos forzados. La rebelión solo es cuestión de tiempo. Dos improbables aliados — un guardia de prisión convertido en bandido y un noble desheredado — unen sus fuerzas para derrocar al tirano pero acaban enfrentados sobre la sociedad que quieren construir.


Tras un largo tiempo de guerra, Mapidéré gobierna con mano de hierro en los que anteriormente fueron Estados tiro y ahora pertenecen al imperio de Xana. El descontento crece en una importante parte de la población, que ha visto morir a sus familias, viven en la pobreza, y han tenido que dejar de lado muchos signos de su propia cultura. Esto hace que el emperador, aunque con gran poder, no deje de rezar a sus dioses para que le muestren el camino que debe seguir. 


Los años pasan y el descontento aumenta debido a las decisiones que el emperador toma. La rebelión se hace posible cuando dos trabajadores del imperio prenden la llama. Este momento es el idóneo para que los antiguos reyes tiro vuelvan a surgir, junto a todos aquellos que quieren derrocar al emperador.  Kuni Garu, ladrón, bandolero y guardia de prisión, se convierte en un referente para muchos compañeros, que le seguirán hasta el final para conseguir que la paz reine de una vez por todas. Mata Zyndu, miembro de una familia noble que perdió fortuna y títulos tras la unificación de los reinos, quiere ver a su enemigo derrotado y reestablecer todo aquello que fue aniquilado. 

Dos personajes muy distintos en su manera de ser y pensar, pero unidos por una causa mayor. La guerra contra el imperio les convierte en amigos y su cariño pronto se convierte en el que tendrían dos hermanos. 

Muchas cosas de este mundo se hacen realidad cuando un número suficiente de personas cree que son reales. 



Ken Liu nos traslada a un mundo con una cultura y tradiciones de inspiración oriental. Es este uno de los puntos que más me atraían en un principio de la novela, pues ofrece un elemento distinto a lo que es habitual dentro de la fantasía épica.    

Es un historia extensa, con más de seiscientas páginas, pero no se hace pesada en ningún momento, debido al modo en el que está narrada. La acción se desarrolla de manera rápida, aunque no precipitada. En un capítulo estás leyendo la historia de un personaje, y si ese personaje debe desaparecer debido a sus acciones, lo hace, aunque haya aparecido hace diez páginas como si fuera una parte fundamental de la trama.  Es impresionante como el autor puede contar tanto en tan poco, pero creo que no me equivoco al afirmar que he leído trilogías completas con menos contenido del que tiene "La gracia de los reyes".





Era como una semilla todavía sujeta a la flor que se marchitaba, esperando apenas un soplo de aire que rompiera la calma del verano tardío, que empezara la tormenta.  



Además de la narración y ambientación, en la novela destacan los personajes. No sólo los protagonistas, sino cada uno de los personajes que aparece a lo largo de la historia. Son muchos, pero todos aportan algo a la trama. Aunque, como en toda guerra, existen varios bandos, no es una historia donde te posicionas con el "bueno" o "malo". Por ejemplo, no creo que muchos lectores se posicionaran del bando de Sauron al leer a Tolkien, o con el Torak de Eddings.

Cada uno de los bandos lucha por lo que cree que es justo. Entiendes a cada uno de ellos y te conviertes en testigo de sus hazañas. Estés más o menos de acuerdo con el pensamiento de ciertos personajes, puedes entender su posición.  Y esto es complejo debido a la crudeza  con la que actúan.

Hay grandes historias o enseñanzas tras los personajes, como Pira, Huno Krima, Jia Matiza, Gin Mazoti, o Kindo Marana, y por supuesto, los ya mencionados anteriormente, Kuni Garu y Mata Zyndu.  Aquellos que han despertado en mi más simpatía, son los dioses. Me encantó como los dioses son testigo de los anhelos de los humanos y cómo a su manera toman partido de lo que está sucediendo.



Tiene un desenlace que podría ser válido para una novela autoconclusiva. Por suerte, aún quedan dos novelas más donde continuar disfrutando de las aventuras y desventuras de la Dinastía.
Es lo mejor que he leído en 2016 y con seguridad estará en mi top al finalizar el año.

2 comentarios:

  1. Hola :) Venía con muchas ganas a leer esto. Las ganas son tremendas, es que como no voy a tener hype con cada opinión que esta llegando. Todo lo que decís me atrae no, lo siguiente. Worldbuilding, buena historia, personajes interesantes, narración esplendida, es un must como una casa. En cuanto llegue me pongo con él, aunque sufra por tener poco tiempo para leer. Un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Es una pasada. Sé que te encantará. Para mí la mejor lectura del año jejejeje

      Besos!

      Eliminar