21/3/14

Los Guardianes del Oeste #1


- ¿Has venido de visita o sólo para fastidiarme?
- Vi humo en tu chimenea y vine a averiguar si había alguien o si la basura se había encendido de forma espontánea.

Misión sabía que Belgarath y Beldin se tenían verdadero aprecio y que las discusiones que entablaban eran una de sus formas favoritas de entretenerse, de modo que continuó con su tarea mientras los escuchaba.

- ¿Quieres una jarra de cerveza? - preguntó Belgarath.
- Si tú la fabricaste, no - respondió el otro con tono grosero-. Cualquiera pensaría que un hombre que bebe tanta cerveza como tú, ya habría aprendido a hacerla decentemente.
- La última vez no estuvo tan mal - protestó el hechicero.
- He bebido agua estancada con mejor sabor.
- Deja de preocuparte. He cogido este barril de los gemelos.
- ¿Ellos lo saben?
- ¿Y eso qué importancia tiene? De cualquier forma, lo compartimos todo.

Beldin arqueó las pobladas cejas con expresión de asombro.

- Ellos comparten la comida y la bebida mientras tú compartes la sed y el hambre. Supono que es un buen sistema.
- Por supuesto que sí - dijo Belgarath algo ofendido y se volvió hacia Misión-.
- ¿Es necesario que sigas haciendo eso?

El niño alzó la vista de las baldosas que estaba limpaindo afanosamente.
- ¿Te molesta? - preguntó.
- Por supuesto que sí. ¿no sabes que es de muy mala educación trabajar mientras yo descanso?

Los Guardianes del Oeste 
Crónicas de Mallorea I

David Eddings

0 comentarios:

Publicar un comentario