21/4/16

La espada rota, de Poul Anderson


La espada rota (The Broken Sword)
Poul Anderson (Traducción de Javier Martín Lalanda
Alianza editorial  |  Colección: Runas.  
288 páginas  | 2006

En una tierra en la que el reino de Faerie existe en una dimensión paralela a la del mundo de los hombres, Skafloc, el ahijado de los elfos, habrá de liberar la terrible maldición que pesa sobre Tyrfing, la poderosa espada rúnica que rompió Thor y que ahora vuelve a ser necesaria para salvar a los elfos en su guerra contra los trolls. Pero Skafloc también habrá de enfrentarse a su propia sombra: Valgard, que ha ocupado su lugar en el mundo de los hombres. 



"The Broken Sword" fue publicada por primera vez en 1954, coincidiendo con la publicación de "The Fellowship of the Ring" ("La Comunidad del Anillo"), de J.R.R. Tolkien. Fue gracias a éste último que, en 1971, Lin Carter decidió reeditar la novela para la editorial Ballantine Books, con una edición revisada en la que el autor mejoró algunas partes de su narración, pero sin dejar la esencia de lo que había escrito en sus primeros años (a pesar de la existencia de cualquier tipo de error).   
En España fue publicada por la editorial Anaya en 1992, con traducción de Javier Martín Lalanda. En 2006 la editorial Alianza recuperó la novela para su sello Runas.


¡Hacha y espada! ¡Lanza y maza! ¡Escudo hendido y yelmo desfondado y malla rota! ¡Roja efusión de sangre élfica que sale al paso del frió verde raudal de sangre troll! ¡Auroras bailando la danza de la muerte sobre las cabezas de todos!


La historia comienza en Himmerlad (Dinamarca), cuando Orm el Fuerte y varios de sus hermanos toman la decisión de partir rumbo al sur, en busca de nuevas tierras y riquezas. Orm disfrutaba de la vida de vikingo arrasando todo a su paso, pero en una de sus incursiones, cometió el error de incendiar una vivienda con todos sus habitantes dentro de ella. Una mujer consiguió salvarse, lanzando al vikingo una maldición.   Pero Orm no hizo caso a sus palabras, se asentó en la propiedad de uno de los señores a los que dio muerte, y poco tiempo después solicitó la mano de Aelfrida, hija del conde Athelstante, con quien se casó y formó una familia. 


Quiso el destino que hasta la casa de la mujer que maldijo al danés, que era bruja, llegara una noche el Conde de los Elfos, Imric, quien al conocer que en los alrededores había nacido recientemente un niño que se encontraba sin la protección de su padre, decidió robar al humano y poner en su lugar a un niño idéntico engendrado gracias a su magia.  De este modo Skafloc se crió al lado de los Elfos, mientras Valgard, fue criado entre los humanos, aunque con el paso de los años comenzó a vivir sin el cariño de su propia familia, debido a su carácter despiadado. 


Los cuernos sonaban estruendosos desde los navíos de los trolls y les contestaban las gaitas de los goblins, los gongs de los shen y los tambores de los duendes. Las nubes bajas se adherían a los mástiles, mientras el mar hervía de espuma blanca por el bogar de tanto remo. Los fuegos fatuos corrían sobre velamen y aparejos, desparramando su resplandor azulado sobre los rostros de todos. 


La trama se desarrolla en el Midgard de la mitología nórdica, que está plagada se seres de otros mundos que son invisibles para los ojos humanos que no dispongan de la Vista Encantada. En ese reino de Faerie elfos y trolls llevan siglos librando una guerra, que volverá a tomar fuerza debido a las consecuencias que provoca el acto de Imric

Por estas tierras fluye la magia y gran número de seres, pero también desciende sus dioses, que no dudan en utilizar sus armas para jugar una parte esencial en la batalla. Así es como hasta los elfos llega Tyrfing, la espada que fue rota por Thor, para que vuelva a ser forjada cuando llegue el momento. 



La espada de Skafloc y el hacha de Valgar se encontraron con el aullido de acero y una lluvia de chispas. La locura aún o había hecho presa en el berserkr; luchaba con siniestra frialdad, sólido como una roca sobre el titubeante puente. 


Una novela con mucho ritmo, con un buen desarrollo, alternando los lugares donde tienen lugar hechos relevantes para la historia y dando su espacio a los protagonistas de la misma. Tiene escenas de violencia, aunque estás no están descritas con el mismo detalle como en "La saga de Hrolf Kraki". Las escenas de sexo no son el fuerte de la obra, sabemos que tiene lugar, pero todo es mediante miradas y frases sobre sonrisas y calor y... hay que entender que no es una novela escrita recientemente, y que en la actualidad estas escenas serían descritas de un modo totalmente distinto. 

Muy interesante el mundo de Faerie, con la batalla que libran todos los seres de la mitología en nuestras tierras. Ha utilizado múltiples elementos, vikingos, señores, dioses, religión, seres mitológicos, magia y brujería... todo todo ello sin abusar de ninguno de ellos, ofreciendo una historia muy entretenida para el lector que quiera disfrutar de esta nueva novela donde las maldiciones y las venganzas juegan un papel importante en la vida de los protagonistas. 






¡Gracias a Belén Urrutia, de Alianza editorial, por el ejemplar!

Clica para escuchar
las canciones que seleccioné
para su lectura.

2 comentarios:

  1. Hfola, fvenía a efhcribr un commntafio pero mne hafs pueshto lof dientefs tan largos que no puefho haflar

    xD

    Ya le tenía ganas sobre de saber que trataba de vikingos y mitología nórdica, pero es que después de leer más detalles de la historia y el entusiasmo con que la describes no me queda duda de que tengo que hacerme pronto con un ejemplar. Póngame cuarto y mitad de vikingos, por favor.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Hola :) Pues le tengo muchas ganas, y más ahora que me quedan menos de 40 paginas de Hrolf Kraki y me esta gustando mucho como narra el señor Anderson. Un besin^^

    ResponderEliminar