28/4/13

La Senda de la Profecía #1


Como bien saben los hombres los marangs no existen ya y el espíritu de Mara llora solitario en la espesura y gime entre las ruinas de Maragor cubiertas por el musgo.

Pero también, como todos los hombres conocen, las colinas y los ríos de Maragor están cargados de buen oro amarillo. Este oro como es natural, fue la causa de la destrucción de los marangs.

Cuando un determinado reino vecino se enteró de la existencia del oro, la tentación resultó demasiado grande y el resultado, como sucede siempre que hay un litigio entre reinos por cuestiones relacionadas con el oro, fue la guerra.

El pretexto para ésta fue el hecho lamentable de que los marangs eran caníbales. Pero, aunque tal costumbre repugna al hombre civilizado, no les habría sido tenida en cuenta de no haber existido oro en Maragor. 
La senda de la profecía 
Cronicas de  Belgarath I
David Eddings

0 comentarios:

Publicar un comentario