31/5/16

Fluyan mis lágrimas, dijo el policía.


Fluyan mis lágrimas, dijo el policía. (Flow My Tears, the Policeman Said)
Philip K. Dick (Traducción de Domingo Santos
Booket 
272 páginas  | 2015

Jason Taverner es un seis, un súperhumano mejorado genéticamente. Pero también es un ídolo televisivo adorado por treinta millones de personas. O lo era hasta que una mañana, al despertar, descubre que sus documentos de identidad han desaparecido, que no hay ningún registro sobre él en las extensas bases de datos de la policía ni el gobierno, y que ni sus amigos ni sus seguidores tienen el menor recuerdo de él.


Publicada en 1974, la novela fue finalista de los premios Nébula y Hugo, y ganadora del John W. Campbell Memorial a la mejor novela de ciencia ficción en 1975. La trama se desarrolla en Estados Unidos, donde la guerra ha provocado que el país viva bajo un fuerte régimen por parte de la policía (pols) y la guardia nacional (nacs).




En este contexto despierta Jason Taverner, famoso cantante seguido por millones de espectadores, pero al que nadie recuerda. Descubre que su documentación ha desaparecido, y en un país donde los indocumentados son llevados a campos de trabajo forzado, portar los documentos para mostrarlos en los múltiples controles que se realizan diariamente, es vital. De la noche al día las puertas que antes se le abrían sólo con decir su nombre, desaparecen.

Su vida va complicándose poco a poco debido a las personas con las que se cruza y a las cuales solicita ayuda.  Conoce a Kathy, una joven experta en la falsificación de documentos, y cuando todo parecía estar solucionado, su situación empeora mucho más, pues Kathy no es quien dice ser.


A través de los personajes con los que se relaciona durante su tiempo de "no existencia", conocemos al otro protagonista de ésta historia, el general de la policía Felix Buckman, quien perseguirá a Taverner para identificarlo y aclarar su situación legal. 


A lo largo de sus capítulos seremos testigo de situaciones cada vez más desconcertantes. En ocasiones me preguntaba si lo que leía, la trama, sería parte de la realidad de los protagonistas, o si estas situaciones se encontraban en un estadio donde la locura y la paranoia reinaban. Esto sucede gracias a los personajes secundarios con los que las vidas de Taverner y Buckman se entrelazan, destacando a Kathy y Alys.



El autor muestra temáticas ya habituales en otras novelas, como son el consumo (y abuso) de drogas; trastornos sexuales (fetichismo, pedofilia, masoquismo...); trastornos mentales; avances científicos que han provocado que los seres humanos sean modificados y mejorados, etc.

Su universo distópico es muy interesante. No se detiene a narrarlo como si de una clase de historia se tratara, sino que lo hace a través de los personajes, mientras avanza la historia. Los delincuentes son trasladados a campos de trabajo forzado, los estudiantes se encuentran retenidos en campus, razas que han sido casi exterminadas, son algunas de las realidades de estos Estados Unidos creados por Dick.



Hacia la mitad de la novela, como lectora, comenzaba a preguntarme si lo que estaba leyendo era un desvarío de los personajes que aparecen en escena, o si era posible que en las próximas páginas la historia fuera muy distinta. Es una novela marca K. Dick y para aquellos a los que sus historias nos hacen delirar y disfrutar, ésta también lo hará.


En general me ha gustado, aunque hay una trama relacionada con Jason y una antigua amante que me sacó un poco de la historia. Con ganas de continuar leyendo la bibliografía del autor, y me reafirmo en lo que ya comenté hace un tiempo: debo volver a leer Ubik, pues cuando llegó a mí no estaba preparada para su lectura. 




9 comentarios:

  1. Hola :) Uno de mis retos para el año que viene será leer muchas más cosas de este hombre, cada reseña que leo es un título nuevo que me apunto en la lista. Un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tiene ideas interesantes! Y el toque paranoico.. aunque al principio no lo pillaba, luego tiene su gracia. Besos!

      Eliminar
  2. Creo que K. Dick no es un autor para mí, pero suele tener libros con ideas muy interesantes. ¿Ubik no te gustó? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy Rethis, que Google no me logea y no me apetece pelearme con él -.-

      Eliminar
    2. No lo entendí gracias a sus personajes que entran y salen, sus cambios de trama, la locura general que se respira en el ambiente...
      luego continué leyendo más del autor, tanto obra como vida, y claro... entiendes el motivo de tanta cosa jajaja... así que quiero volver a leerlo.
      No son libros con una literatura de nobel, pero a mí me hacen disfrutar y pensar.

      Eliminar
  3. Solo he leído Ubik y me encanto, así que como tengo ganas de leer más de Dick me voy a apuntar esté, que me gusta mucho lo que cuentas de la historia (desvaríos incluidos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces este te gustaría, y seguro que Los clanes de la luna alfana, también. Besos!

      Eliminar
  4. Intenté empezar a leer al señor Dick por este, porque el título me seducía de mala manera. Pero no pude con él: la trama me interesaba, pero las reacciones de los personajes no me parecían lógicas.
    Así que me decantaré por las obras más alabadas por el resto de la humanidad. Pronto, Ubik.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasó a mi con Ubik. Intenté encontrar lógica.
      Con este libro el señor Dick tuvo también una paranoia bastante interesante, pensando que alguien entró a robar en su vivienda porque estaban detrás de él por las ideas que refleja en la novela... que él veía que cada vez podían ser más fieles a la realidad.

      Eliminar