14/11/17

Xenogénesis II: Ritos de madurez










En esta segunda parte conocemos en profundidad a los oankali, su núcleo familiar, creencias, modo de vida... acompañando a Akin durante su crecimiento. Ha sido una lectura muy entretenida, en el que mi interés por la raza extraterrestre ha ido en aumento. Su desenlace deja varias incógnitas sobre el futuro de los personajes, pero no es tan abierto como el anterior.





La novela se desarrolla treinta años después de los acontecimientos de Amanecer, centrando la trama en el asentamiento de Lo, donde Lilith y su nueva familia se ha establecido. La historia da comienzo tras el nacimiento de Akin, primer hijo de género masculino que tiene Lilith (a causa de varios factores, se estableció que las mujeres humanas solo tuvieran niñas, mientras las oankalis hembra fueron las encargadas de tener niños). Akin, aunque en apariencia parece humano, tiene rasgos de todos sus padres y madres (Lilith Mamá, Joseph Papá, Ahajas Ty, Dichaan Ishliin y Nikanj Ooan), y en el futuro, cuando llegue el momento de la metamorfosis, adquirirá un aspecto más similar al de los oankali.


Como sucediera con Lilith en la nave, ahora es su hijo quien vive con miedo cuando varios humanos aparecen en Lo con la intención de secuestrarle. El desconocimiento de los humanos hará que tenga miedo y tema por su vida. Él también intentará huir, pero pronto descubre que no puede hacer nada para enfrentarse a sus captores. 



Muy interesante ver cómo se vive en La Tierra tras la anexión de los oankali, y como una parte de los humanos supervivientes ha aprendido a vivir y disfrutar de esta nueva oportunidad que la raza les ha dado. Mientras tanto, otra parte de los pobladores continúa resistiéndose a modificar su humanidad y mezclarse con estos seres, a pesar de que su existencia tal y como la conocen está destinada al fracaso (los humanos son estériles, solo podrán engendrarse hijos a través de los ooli).


En la primera novela conocimos algunos aspectos de los oankali, pero ahora acompañaremos a Akin en todos los cambios que se producen desde su nacimiento hasta alcanzar la edad adulta, de manera que conocemos mejor cómo funciona su sociedad y los procesos por los que va atravesando... conocemos también el núcleo familiar y la unión que se establece entre todos ellos. 



Han pasado tres siglos desde que los oankali se fijaran en los humanos. Desde que rescataran lo que quedaba de un planeta moribundo. De manera sorprendente, el grupo de resistentes sigue aferrado a las mismas características que los llevó al fracaso: son muy inteligentes pero se aferran el orden jerárquico. Esto unido al odio que sienten por los oankali, los humanos que aceptaron la nueva forma de vida, y los construidos, hace que la situación sea aún más compleja. Pero en Akin tienen la posibilidad de estudiar durante más tiempo a los humanos, y descubrir si merecen ser salvados, una vez más. 


Es una segunda novela más pausada que la anterior. La autora se detiene en narrar escenas de la vida cotidiana de los personajes, sin momentos de tensión. Y funciona de la misma manera que la primera parte, pues ahora nos ofrece una profundidad en la historia que resulta necesaria y apasionante. 




FICHA TÉCNICA:

Ritos de madurez  (Adulthood Rites)
Octavia Butler (Traducción de Luis Vigil
Xenogénesis #2 (Xenogenesis #2)
Ultramar
Tapa blanda
350 páginas  | 1989

Ritos de Madurez lleva la historia a su siguiente estadio. En Amanecer conocimos a los alienígenas oankali, que habían salvado a los restos de la humanidad al precio de forjar una nueva especie, en parte humana en parte alienígena. Ritos de Madurez es la historia de Akin, el niño mestizo de humano y oankali, y su lucha por sobrevivir y superar el miedo, las sospechas y el odio de los humanos normales.



VALORACIÓN:

0 comentarios:

Publicar un comentario