23/8/16

Relatos de Mirthad II: Un pueblo perdido


cubierta-un-pueblo-perdido Un pueblo perdido
Arkaitz León Muela
Relatos de Mirthad #2
Huts Editorial 
472 páginas  | 2016

puntuación-tres-estrellas

En un extremo de la Tierra Conocida, una joven de clase alta que sufre inexplicables conmociones tiene que afrontar una desgarradora pérdida en su deseo de abandonar un modo de vida que considera injusto. Muy lejos, tres humanos y un elfo emprenderán su viaje a una tierra donde los mercaderes controlan todos los recursos, mientras los magos norteños vagan ocultos en la sombra, acechándolos. Los campesinos son tratados como esclavos; su esfuerzo beneficia a los que más tienen. Solo se puede confiar en que sea el propio pueblo quien despierte de su sometimiento. Pero ¿estará dispuesto a pagar el precio?



Arkaitz León Muela inició su andadura literaria con la publicación de "Las tierras en juego", primera novela de Mirthad con la que el escritor consiguió una nominación a los premios Ignotus en la categoría de mejor novela.   Un años después, publica "Un pueblo perdido", segundo libro de los Relatos, pero que puede leerse como inicio de la historia (que será una trilogía, iniciada aquí), pues la anterior novela era autoconclusiva. 


Para quien no haya leído la primera novela, como es mi caso, el autor ofrece un pequeño resumen de lo más significativo de "Las Tierras en juego", aunque es cierto que a lo largo de la novela se dan las explicaciones necesarias para entender todo lo que está sucediendo, poniéndonos en antecedentes de lo que sucedió. 




La novela narra dos líneas argumentales que tienen lugar en diferentes localizaciones de Mirthad. Por un lado tenemos a Kharia, quien desde el comienzo muestra abiertamente su descontento por cómo Boermath explota a países vecinos y a sus trabajadores, sólo para aumentar sus riquezas. Esto hará que la vida de la joven esté en peligro y que tenga que enfrentarse a grandes decisiones.   La otra trama se centra en el grupo formado por el elfo Belthrank Belaz; y los humanos Zira, Berkal y Grandolk, quienes parten del reino de Fingorn en persecución de los mercaderes que hasta ese momento dominaban la economía del reino manteniendo esclavizados a sus trabajadores.




Fantasía de corte clásico, donde los personajes se unen para llevar a cabo una compleja tarea como es la de derrocar el mal. En este caso, a los mercaderes que han ido acumulando riquezas y poder mientras el pueblo iba desangrándose poco a poco. Arkaitz León Muela  incide en temas de interés social, la economía y la política, pero sobretodo, destaca la temática medioambiental. El carácter ecológico hace que este viaje tenga un toque diferente a otras novelas de género. Junto a las influencias literarias de género fantástico, se evidencia el fuerte compromiso del escritor por la ecología, y nos da a conocer un poco de su vivencia personal.



En cuanto a la trama de la novela, confieso que en algunos momentos he desconectado de ella. Algunas acciones de los personajes me han dejado también un poco descolocada y esto ha hecho que no fuera capaz de conectar con ellos pues por momentos no llegaba a entender su modo de actuar. El desenlace me ha resultado apresurado, esperaba más de la última parte de la historia, después de la trama que había planteada. Aún así, espero poder leer pronto "Las tierras en juego", para disfrutar desde el inicio del universo que el autor ha creado y poder conocer mejor a los personajes.



Gracias Arkaitz por el ejemplar. 

2 comentarios:

  1. Hola :) Coincido bastante en tus observaciones. El mundo que plantea me parece bastante interesante, los personajes tienen su punto (sobre todo algunos), pero me ha faltado un momento épico de conclusión, algo impactante que hiciera resaltar. Aún así, su premisa ecológica es lo suficientemente fuerte para agarrarse a la historia y querer saber más de los derroteros de Mirthad :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Pues si, a ver si en la continuación tenemos ese cambio a algo un poco más épico para cerrar =)

      Besos!

      Eliminar