25/4/14

Crónicas de Mallorea I: Los Guardianes del Oeste


Los Guardianes del Oeste (Guardians of the West)
David Eddings (Traducción de Mª Eugenia Ciocchini)
Planeta DeAgostini
427 páginas | 2006


Ni siquiera Belgarath sabía quién era Zandramas. Pero Garion logró descifrar un párrafo del Códice Mrin y descubrió que la lucha entre la Luz y las Tinieblas todavía seguía vigente. Los guardianes del Oeste es el primer volumen de Crónicas de Mallorea, continuación de Crónicas de Belgarath: una epopeya por tierras extrañas donde reyes, hechiceros y dioses participan en la culminación de una profecía que puede cambiar el destino del mundo. 


Punto de partida:

El universo creado por David Eddings puede resultar complejo por la cantidad de reinos y personajes que existe, sobretodo al principio cuando comienzan a aparecer gentilicios y no tienes ni idea de dónde salen  y qué pretenden de tí. Para hacer un pequeño resumen:

Existen 7 dioses que son venerados por un pueblo distinto. Todos a excepción de Aldur, el mayor de todos los dioses, que no elige a ningún pueblo por el que ser venerado, pero que sí tendrá varios discípulos, entre ellos, Belgarath.  Aldur da forma a una poderosa piedra que será deseada por su envidioso hermano, el dios Torak, dios de los reinos angaraks, y así, se iniciará una lucha por el Orbe de Aldur (conocida en el continente malloreano como Cthrag Yaska) entre los dioses y quienes pueblan estos reinos. Después de innumerables batallas los reinos quedan divididos de la siguiente forma:

Aloria, pueblo del dios Belar, es dividida en cuatro reinos alorns: Riva, Cherek, Drasnia y Algaria. En el Oeste también se encuentran los reinos de Sendaria, Arendia, Ulgoland, Tolnedra, Nyssia y Maragor. En estos reinos se desarrolla gran parte de la saga de Crónicas de Belgarath

Los reinos angaraks están formados por: Mallorea, Cthol Murgos, Gar og Nadrak y Mishrak ac Thull. En el este también se encuentran los reinos de Dalasia, Karanda y Melcena, los cuales han vivido grandes cambios debido a cuestiones de gobierno. La situación del continente malloreano es un poco complicada, por eso quería hacer mención de sus distintos reinos tal y como están en el momento del comienzo de la primera saga para facilitar la comprensión de las reseñas de la saga dedicada a Mallorea. El juego por el poder en el continente malloreano es mucho más complejo que en el Oste.  Si queréis saber más podéis acceder al especial que hice sobre Crónicas de Belgarath



La reseña contiene información sobre Crónicas de Belgarath.  
Es una de las sagas más reconocidas de la fantasía épica, si te planteas leerla algún día, 
no leas las reseña de la saga de Mallorea... 



Opinión personal:

Crónicas de Belgarath fue una de las sagas que más me gustó del 2013, junto a la trilogía de Robin Hobb, El Vatídico. Disfruté mucho del mundo creado por David Eddings y tenía muchas ganas de leer Crónicas de Mallorea. Me ha sorprendido gratamente encontrar a los mismos personajes en esta nueva historia. 


Mantiene el mismo esquema que los anteriores libros. Tenemos un prólogo que en esta ocasión nos resume de manera breve lo sucedido en la saga de Belgarath, y la historia está dividida en tres partes, precedidos por un mapa indicando dónde se desarrolla la trama.

La primera parte, "El Valle de Aldur" es la más introductoria. Tras la última batalla en Cthol Mishrak, Belgarath, Polgara, Durnik y Misión regresan a la normalidad en el Valle de Aldur (Algaría). A través de su viaje iremos sabiendo de otros personajes, como Hettar, el hechicero Beldin, los gemelos Beltira y Belkira, etc. Poco a poco irán apareciendo todos los protagonistas de Las Crónicas de Belgarath y conoceremos cómo es la situación política en cada uno de los reinos. Sabremos también de los reinos angaraks y cómo es su situación tras la caída de Torak y dos de sus discípulos.

En "Riva", la segunda parte, Eddings se adentra más en la nueva trama. Extraños rumores llegan de Mallorea, donde se han escuchado palabras que no tienen sentido en el oeste. Belgarath pedirá a Garion que estudie el Códice Mrim y esté atento a cualquier referencia sobre Zandramas o el Sardion. Muy pronto Garion será testigo de la amenaza cuando el Orbe de Aldur cambia una noche de color. 

Y el Niño de la Luz se enfrentará con el Niño de las Tinieblas y lo vencerá. Pero cuidado, la piedra que está en el centro de la luz se volverá roja y mi voz le hablará al Niño de la Luz, revelándole el nombre del Niño de las Tinieblas.  Y el Niño de la Luz cogerá la espada del Guardián y se marchará a descubrir aquello que está oculto. La búsqueda será larga y triple, y él sabrá que ha empezado cuando el linaje del custodio se renueve. Proteged al fruto del custodio porque no habrá otro. Protegedlo, porque si ese fruto cae en manos del Niño de las Tinieblas, y lo llevan al lugar donde habita el mal, solo la ciega casualidad decidirá su destino.

La tercera parte "Aloria" es la mas interesante de las tres. Con la introducción en un tomo más relajado y cómico de lo habitual, y el planteamiento de la nueva trama,  la lectura finalmente adquiere un tono más épico, con los dioses, hechiceros, reyes, y personajes relevantes de cada lugar. Comienza la gran aventura.


Me ha sorprendido lo mucho que extrañaba a cada uno de los personajes: Seda, Belgarath, Ce'Nedra, Mandorallen, Relg, Barak... algo que me gusta mucho de estos personajes es cómo Eddings los humaniza, no oculta sus defectos, es incluso lo primero que conocemos (y además es bastante explotado en sus diálogos), y vemos cómo entre ellos se aceptan tal y como son. 

Al ser el primer libro tiene un tono más introductorio. Esto se nota mucho a la hora de narrar los viajes que hacen a otros reinos, ya que no se detiene tanto a describirlos. En un momento están en un lugar, y al siguiente ya han pasado varios meses y están en otros. Me parece acertado ya que así juega con el tiempo mostrando sólo lo más relevante de lo sucedido en una década.


Me ha decepcionado un poco la visión de la mujer (y por esto no le pongo más nota), en concreto de Polgara, tiene escenas geniales, y es indudable que es un personaje con mucho poder, pero también hace demasiado el papel de "madre del grupo": cocina, los cuida, los regaña... y ese "cariño" que suelta a cada momento no le pega nada. Nuevamente, el tema político y religioso de los reinos, genial. Incluso hay trama dedicada a la autodeterminación.



Especial:


0 comentarios:

Publicar un comentario